Alejandro Gozalves

Es Ingeniero de Sistemas de la Universidad Católica Boliviana y Master in Business Administration de Maestrías para el Desarrollo (con el convenio Universidad Católica Boliviana-Harvard Institute for International Development). Tiene de más de 17 años de experiencia profesional en Tecnologías de la Información, con énfasis en Línea de Negocios (Arquitectura y Desarrollo de Software) habiendo desempeñado desde posiciones operativas hasta cargos ejecutivos estratégicos, tanto en empresas privadas como en instituciones públicas y en ámbitos tan diversos como Finanzas, Seguros, Industria, Cultura, Procesos Electorales, Estadísticas y Comercio Exterior, entre otras.

Ha ayudado en la definición estratégica, respaldada en las TICs y en la innovación, de varias organizaciones.

Fue reconocido como MVP (Most Valuable Professional - Solutions Architect) por Microsoft Corporation.

Pablo Gozalves

Es escritor, artista plástico con especialidad en pintura y realizador audiovisual. Estudió Artes Plásticas y tiene maestría en Literatura Latinoamericana (UMSA). Ha publicado libros de poesía y ensayo. Parte de su obra poética ha sido traducida al italiano por Editorial Sinopia Libri de Venecia, junto a destacadas voces de la literatura contemporánea.

En los últimos años ha volcado su interés a la educación desde la perspectiva del arte, enseña escritura para cine y está desarrollando diversos proyectos audiovisuales para cine, animación y también en novela gráfica.

Su experiencia figurativa como pintor de caballete y en medios digitales le permite ser el diseñador de producción de su obra audiovisual en la que resalta el cuidado en el trabajo de arte.

Desde el 2014 es miembro activo del colectivo de animación que promueve la animación en Bolivia y forma parte de los talleres intensivos de animación organizados por el Espacio Simón I. Patiño y The Animation Workshop de Dinamarca.

Mikaela Gozalves

‘Fusiono ritmos del mundo con los de Bolivia’
La vocalista de Akapana presentó un disco como solista en Japón, donde ya es reconocida.

Comencé desde muy pequeñita cuando entré al Conservatorio Nacional de Música y, de inicio, tomé clases de música clásica. Siempre me gustó cantar, pero fue hasta que tuve 19 años cuando empecé a hacer carrera en el ámbito del canto popular. Es anecdótico porque se debió a error mío, iba a tomar un examen de violoncelo y en vez de inscribirme a ese curso, me matriculé al de canto, esto me cambió la vida porque no tenía pensado incursionar en esta carrera.

Me gusta mucho el jazz. De hecho, una de las cantantes que admiro mucho y que me dirigió por esa línea es Ella Fitzgerald. Por eso estudié canto popular siguiendo el género del jazz y el blues. Empecé con un grupo que se llamaba La Blue Note, con amigos del Conservatorio. Me fui a vivir a Cochabamba y por un periodo dejé de hacer música. Luego me llamó Koji Hishimoto, (productor) de una empresa japonesa, para que formara parte del grupo Akapana, que hace música boliviana contemporánea con un estilo tradicional. Me integré a ellos a partir de 2009 y así comencé con las giras en Japón.